Principal

 

El luthier



Historia



Situación



Fabricación



Modelos
Tienda



Cambiar idioma

 index

La Fabricación Artesanal

  El proceso de construcción de una guitarra tiene una duración variable en función del modelo y de la climatología. En general oscila entre 50 y 100 hras de trabajo y se puede resumir en las siguientes fases:

 

 

 
Partiendo de maderas de la más alta calidad y procedentes de diversos lugares del mundo se obtienen las diferentes partes que formarán la guitarra.

E
stas maderas se almacenan controlando diferentes parámetros como la humedad, la temperatura, etc.

 

 
 

Se doblan los aros (laterales de la guitarra) y se moldean delimitando su logitud, configurando así las "eses" características que dan forma al instrumento.

 
 

Se recorta la tapa armónica y se encolan las barras armónicas a la tapa.

Después se dejaran secar bajo presión hasta que queden perfectamente pegadas.

   
 

Cuando la cola ha fraguado se coloca la cenefa y se unen el mango y la tapa armónica vigilando que la alineación sea perfecta.

 


Se colocan los aros ya moldeados sobre la tapa armónica, se encolan los peones y las cadenas, dando a la guitarra su forma característica.

S
e sujeta todo con pinzas dando tiempo para que
el conjunto quede firmemente sujeto.

 

 
 

A continuación se coloca el fondo encolado de la guitarra. Se sujeta todo el conjunto con gomas para evitar deformaciones.

E
l tiempo aproximado que habrá que esperar para que seque es de tres horas.

 
Se colocan los junquillos o perfiles decorativos de los bordes para embellecerla.
Se colocará el diapasón y el puente y se da forma definitiva al mango.

T
ras esto se lija todo el conjunto sucesivas veces y se barniza. El proceso de lijado y barnizado se repite entre ocho y diez veces (dependiendo de la madera) hasta que el acabado es perfecto.
 

 
 

Una vez que la guitarra sale de la sala de lijado y barnizado se colocan los trastes en el mango y se atornilla el clavijero.

S
i la guitarra es flamenca se coloca el golpeador.

 
 

Ajustado el clavijero se colocan dos cuerdas, la primera y la sexta. Es la prueba de fuego.

S
i el sonido es el adecuado la guitarra ha pasado la prueba y se colocarán el resto de las cuerdas.

 
 

Valeriano supervisa todas las guitarras una vez terminadas y colocadas todas las cuerdas, efectuando una última prueba de sonido como control final de calidad.

 

                                                      [principal] [el luthier] [historia] [situación] [fabricación] [modelos] [tarifas] [idioma]